helado-saludable

Helados saludables, ¡Sí es posible!

helado-saludable

Sin duda los helados son el postre preferido de la mayoría durante el verano, no sólo por su frescura sino por su agradable y placentero sabor que atrae al paladar. Sin embargo, sabemos bien que se trata de un dulce con grasas y azúcares en notables cantidades, por eso, hoy dejamos algunos trucos para elaborar helados más sanos si quieres cuidar la línea en verano.

Lo primero: si es casero es mejor

El primer paso si queremos consumir helados más sanos es elaborarlos con nuestras propias manos, pues casero siempre es mejor, ya que permite escoger los ingredientes más apropiados, no adicionaremos químicos que resaltan el sabor o favorecen su conservación y lo mejor, podemos elaborar las versiones que más nos gusten con menos calorías.

Entonces, lo primero es encontrar un tiempo para dedicarle a la cocina así como a la selección y compra de ingredientes para nuestros platos, pues con esto ya podemos comenzar a elaborar helados sanos y sabrosos para no descuidar la línea en verano.

Los ingredientes para lograr helados más sanos

El común denominador de los helados es la combinación de grasas y azúcares que derivan de ingredientes diversos y que son los responsables de su sabor dulce así como de su textura cremosa.

Sin embargo, podemos escoger ingredientes que reduzcan o mejoren el contenido y la calidad de los azúcares así como de las grasas sin perder todo el sabor y la textura que caracteriza a los helados, es decir, podemos elegir ingredientes que no sumen sólo calorías y azúcar sino que además, ofrezcan buenos nutrientes.

Asimismo, podemos escoger alimentos con un menor contenido de grasas o con grasas de mejor calidad, ya que la mayor parte de los helados contienen grasas saturadas y colesterol en cantidades apreciables, que derivan frecuentemente de la nata o de la leche sin desnatar.

Entonces, algunos ingredientes que nos ayudarán a lograr helados más sanos son:

  • Frutas cremosas como el plátano o el aguacate que sumarán mucha textura al helado sin aportan considerables calorías pero sí agregando muchos buenos nutrientes para el organismo.
  • Leche desnatada que reduce considerablemente el aporte de grasas de los helados y que puede usarse como base para un helado de fruta si se combina con estos ingredientes frescos.
  • Yogur, pues contiene menos grasas que la nata, textura cremosa y muchas más proteínas así como minerales y vitaminas de utilidad para el funcionamiento del organismo.
  • Frutas acuosas para elaborar sorbetes, granizados o polos frescos de verano, pueden ser una buena opción, ya que por sí solas tienen mucho volumen, vitaminas y minerales, con pocas calorías por ración.
  • Miel para reemplazar el azúcar y lograr un helado igualmente dulce pero que no sólo tiene calorías sino también, buenos nutrientes y antioxidantes que derivan de este endulzante natural.
  • Zumos de frutas naturales que también contribuyen a conservar el sabor dulce de los helados, sumando agua, sin grasas y con muchos micronutrientes buenos para la salud.

Combinando estos ingredientes en cantidades variables podemos lograr desde helados cremosos y polos hasta sorbetes o granizados de diferentes sabores, con buenos nutrientes y muy agradables al paladar.

Algunos ejemplares pueden ser muy sencillos de realizar, mezclando simplemente ingredientes, mientras que otros pueden requerir un mayor tiempo de elaboración para lograr un producto de calidad, fresco y en nuestra casa.

Vía | Directo al paladar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *