¿Por qué se nos congela el cerebro al comer helado?

¿Por qué se nos congela el cerebro al comer helado?

Seguramente a todos no ha pasado que después de una gran cuchara de un delicioso helado, sentimos un gran dolor de cabeza que dura unos instantes, cuando pasa siempre decimos que “se me congeló el cerebro”, ¿pero realmente se nos congela el cerebro?

De acuerdo al investigador de la Escuela de Medicina en Harvad, el doctor en cardiología, Jorge Serrador, el dolor de cabeza que presentamos después de consumir un alimento demasiado frío es causado por el aumento repentino de nuestro flujo en los vasos sanguíneos del cerebro.

El doctor realizó un experimento con 13 personas a las que le pidió beber agua helado mediante un popote de forma inmediata, mientras esto sucedía, observó el cerebro de cada participante con un doppler transcraneal y los resultados fueron muy claros.

De esta forma se dio cuenta que al ingerir de golpe un sólido o liquido demasiado frío, este pasa al paladar superior para llegar a la pared posterior de la faringe lo que provoca que la sangre se enfríe muy rápido y los vasos sanguíneos de dilaten.

Esto sucede porque los vasos sanguíneos se abren y se cierran, por lo que  se cree que el dolor lo provoca la presión de sangre que pasa por el tejido cerebral. Cuando los vasos sanguíneos regresan completamente a su normalidad, el dolor deja de existir.

Es claro que todos podemos sufrir este tipo de dolor al ingerir cosas frías, pero el doctor Serrador advierte que las personas con dolor de cabeza constantes son más propensas a tener un congelamiento de cerebro.

Lo que te recomendamos para que esto no te pase tan seguido no es tan complicado de hacer, sólo empieza a tomar o comer las cosas con calma. Bebe pequeñas cantidades y dale tiempo a tu garganta de calentarse entre cada sorbo o bocado, y evita que lo frío toque demasiado tu paladar. ¡No volverás a sufrir por congelarte el cerebro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *